Técnica de uso de SynthoGraft

La regeneración ósea

La Regeneración Ósea Guiada (ROG) es la técnica de estimulación para la formación de hueso nuevo en aquellas zonas donde existe una deficiencia. Se basa en el uso de materiales que ejercen de andamios para que los vasos sanguíneos, minerales, y finalmente el nuevo hueso, puedan posicionarse y ocupar una zona concreta.

Suele ser necesario el uso de membranas de colágeno para proteger la zona durante el tiempo de formación del nuevo hueso.

La importancia de una correcta selección de material de Regeneración Ósea

Los defectos óseos maxilares pueden dificultar la cirugía de tratamiento, normalmente implantológico. La insuficiencia en el volumen óseo obliga, en algunas ocasiones a realizar cirugías para conseguir el aumento de la masa ósea.

Tipos de materiales de injerto

  1. Injerto autólogo o autógeno: Es hueso obtenido del cuerpo del paciente. Implica una cirugía para extraerlo de la zona de origen y para posicionarlo en la zona receptora. El tiempo quirúrgico es largo.

    El riesgo de morbilidad post-operatoria, infección, dolor, hemorragia, debilidad muscular, etc. es existente, y hacen de este tipo de injerto uno reservado a casos muy concretos. Algunas veces las cantidades de hueso obtenidas son insuficientes.
     
  2. Injerto homólogo, alogénico o aloinjerto: Es el hueso obtenido de un individuo de la misma especie. Pueden adquirirse congelados, iofilizados (y desmineralizados) o bien ser hueso irradiado.

    Las ventajas de este tipo de injerto es que pueden conseguirse en cantidad suficiente y que no hay que realizar una cirugía para su obtención. Las desventajas suelen venir por la calidad del tejido óseo regenerado, que puede ser imprevisible.
     
  3. Injerto heterólogo o xenoinjerto: Es de origen natural y proviene de sujeto animal (bovino, equino, etc.). Los injertos de hueso de origen animal no se reabsorben con el tiempo, quedando en la estructura ósea.
     
  4. Injerto sintético: Es la regeneración ósea a partir del uso de material 100% sintético. Se encuentra en variadas formas y tamaños y permite generar una estructura sintética y reabsorbible para que el nuevo hueso se forme cómodamente y de forma predecible.

    El hueso sintético más común es el Fosfato Beta Tri-Cálcico (SynthoGraft), y permite una vascularización rápida y una formación del nuevo hueso en menor tiempo.

    El Fosfato Beta Tri-Cálcico ha sido estudido a nivel histológico durante más de 15 años ofreciendo resultados excelentes.